Antes de empezar a escribir

04.03.2010

The Yellow Box | Kinkystyle

Si mi proyecto de novela fuese una caja de cartón, éste sería uno de sus lados:

  • Un detective privado cuarentón cuyo padre fue un policía corrupto que se suicidó en la cárcel, que vive con una adolescente de quince años y está siendo chantajeado por el hombre al que cree responsable de la muerte de su padre, veinte años atrás.
  • Una adolescente de quince años aficionada a la fotografía (utiliza a sus amigos como modelos) que ha sufrido abusos sexuales desde los nueve y que se ha cansado de estar con el hombre al que utilizó hace tres años para escapar de una situación familiar insostenible.
  • Los mejores amigos de la adolescente, una compañera de clase obsesionada con el sexo que ha ejercido como modelo erótica para algunas sesiones fotográficas de su amiga, y un chico homosexual que no se atreve a salir del armario porque tiene miedo a la reacción de su familia y que también posa en ocasiones para su amiga.
  • La hermana de la adolescente, y tutora legal de la misma, una veinteañera con un talento extraordinario para tener novios maltratadores y un talento pésimo para ganarse la vida al margen de la ley.
  • Un abogado sesentón que ha sido también empresario, juez, y político, adicto al poder y al control, bien relacionado con muchas redes criminales nacionales e internacionales desde que aceptó su primer soborno en su etapa como juez, y que está obsesionado con una supuesta ascendencia británica de la época de la invasión napoleónica.
  • Un abogado cuarentón, mano derecha del anterior, encargado de arreglar todo lo que sale o puede salir mal para los intereses de su mentor, y que ha recibido alguna propuesta deshonesta para abandonarlo y trabajar por su cuenta.

Bones y Leverage son dos serie de tv muy malas que me gustan mucho

02.03.2010

Gina Bellman

Las razones por las que ves, lees o sigue cualquier cosa son infinitas y a veces inexplicables e incomprensibles para el resto del mundo mundial. Dos ejemplos personales relacionados con el mundo de la televisión:

Me gusta Bones, una serie que ponen en la Fox norteamericana (supongo que aquí también, pero no sé cómo habrán traducido el nombre, si es que lo han hecho). Es una especie de copia de otra serie norteamericana muy mala, CSI, pero con un poquito de humor y que no se toma muy en serie a sí misma. Los guiones son muy malos, los protagonistas son casi tan malos como los guiones, y aún así me gusta porque cada vez que veo a la protagonista no puedo dejar de buscar algún parecido genético con su hermana, Zooey Deschanel, porque con su madre, Mary Jo Deschanel (era la madre de la amiga de Laura Palmer en Twin Peaks), la cosa está algo más clara.

Me gusta también Leverage, una serie hecha para la marca de coches Hyundai la TNT que emitió hace un par de semanas su último episodio, aunque parece que habrá una tercera y probablemente última temporada). Aquí en España se llama Las reglas del juego, otro alarde de traductor. Las increíbles, en el pero sentido de la palabra, aventuras de un grupo de ladrones y timadores liderados por un antiguo y alcoholizado investigador de seguros son de lo peor que puedes ver en tu vida, y sin embargo estoy enganchado a ella desde el primer episodio y no he dejado de verla ni uno solo porque en ella sale la actriz británica Gina Bellman, que debió quedarse embarazada durante la serie porque fue sustituida por una odiosa rubia (sólo aparecía unos cuantos segundos en los últimos episodios, siempre sentada, siempre en primeros planos, siempre hablando por teléfono o en videoconferencias, y aunque salva la situación comprometida del resto de su grupo en los últimos cinco minutos del último episodio de la segunda temporada, aparece siempre de espaldas o en primeros planos).


El pasado lunes tuve un poquito de suerte

25.02.2010

Lady Luck | xxPaperflowersxx

El lunes tuve un pequeño golpe de fortuna. Pocas personas llamarían a lo que me ocurrió un golpe de fortuna, pero mi vida es últimamente tan triste y patética que me siento feliz si un día no me cae sobre la cabeza, metafóricamente hablando, una maceta.

Estuve en la biblioteca de Sanlúcar y me encontré casualmente con un libro del periodista y escritor catalán Arcadi Espada. No dudé un minuto en hacerlo mío, y diez minutos más tarde empezaba a leerlo sentado en las gradas del pabellón cubierto del polideportivo de Sanlúcar, mientras esperaba que la niña saliera de las clases de gimnasia rítmica y miraba a un equipo juvenil femenino de voleibol entrenarse duro y sonreía cada vez que me fijaba casualmente en la jugadora que al niño le gusta, caracterizada por un enorme y desproporcionado trasero. Tiene ocho años y ya es un hombre de culos, no me parece mal que empiece a tener claro las cosas que le gustan aún a tan temprana edad.

El libro de Espada se llama Periodismo práctico, fue publicado en 2008 poco después de la segunda victoria de ZP en unas elecciones generales, y a modo de catecismo, le da un buen repaso lleno de lógica, sentido, honestidad y ejemplos a lo que es el periodismo actual en España y parte del extranjero, proponiendo de paso una deontología casi imposible pero muy deseable en los tiempos que corren.

Empecé a leer sobre las cinco y media, y a las nueve y media ya había terminado sus doscientas páginas y había planeado leerlo de nuevo y reflexionar sobre su contenido, en los próximos días.

Esa misma madrugada empezaron mis recientísimos problemas de salud, que me han incapacitado para cualquier cosa hasta esta mañana.


Antes de empezar a escribir

22.02.2010

My Own Prison | Aimelle

El incesto, piedra angular de mi proyecto de novela en la medida de que tanto su protagonista como su antagonista serán, probablemente, pedófilos y, en un caso, incestuoso, no es algo de lo que haya que hablar, discutir o informar a la ligera.

Esta mañana he tenido noticia oyendo la radio de un caso en Sevilla donde varios padres intercambiaban a sus hijas para mantener con ellas relaciones sexuales. Estos son algunos enlaces a distintos medios que han tratado la noticia:

Un juez imputa a los padres de tres menores por intercambiárselas para abusar de ellas

Acusan a dos sevillanos de intercambiar a sus hijas de 6 y 7 años para violarlas

Un juez investiga un caso de abusos sexuales de dos padres a sus hijas

Acusados dos padres de intercambiar a sus hijas para abusar de ellas

El fiscal imputa agresión sexual continua a los padres que abusaron de sus hijas

Piden castigos duros para los padres que abusaron de sus hijas

Historias como estas, a primera vista increíbles y difíciles de creer, ocurren todos los días. El problema de fabular con ellas radica, principalmente, en encontrar el tono adecuado, y eso es algo que no he conseguido aún y en lo que en las distintas encarnaciones de mi proyecto de novela, que va por su tercera edición, siempre me ha hecho replanteármelo todo de nuevo desde casi cero.


Contra una teoría de mi novela

22.02.2010

This Novel | Dashka Vesnyshka

A medida que vaya avanzando en mi proyecto es posible que termine erigiendo algún tipo de teoría sobre qué es una novela. Eso sería muy propio de mí.

Una de las peores preguntas que puede hacerse un escritor aficionado es qué demonios es una novela. En serio, porque cuando piensas en ello un poco, y profundizas algo y no te conformas con aquello de una narración escrita de cierta extensión que se caracteriza por no sé cuántas cosas, en seguida ves que hay algo que no cuadra en todos los conocimientos empíricos que has ido acumulando durante tus años de lector. El empirismo está muy bien, desde luego, pero no sirve de mucho si sólo te quedas en acumular datos, o si los datos que utilizas para formarte tus opiniones son incompletos o sencillamente falsos.

La futura vigesimotercera edición del diccionario de la Real Academia, según puede consultarse en su página web, ofrece esta entrada en el término novela:

novela.

(Del it. novella, noticia, relato novelesco).

1. f. Obra literaria en prosa en la que se narra una acción fingida en todo o en parte, y cuyo fin es causar placer estético a los lectores con la descripción o pintura de sucesos o lances interesantes, de caracteres, de pasiones y de costumbres.

2. f. Hechos interesantes de la vida real que parecen ficción.

3. f. Ficción o mentira en cualquier materia.

4. f. Der. Cada una de las leyes nuevas o constituciones imperiales que dieron Teodosio II y sus inmediatos sucesores después de la publicación del Código teodosiano, Justiniano después de sus compilaciones legales, y los demás emperadores bizantinos posteriores al derecho justinianeo.

ORTOGR. Escr. con may. inicial.

~ bizantina.

1. f. Género novelesco, de aventuras, que se desarrolló en España principalmente en los siglos XVI y XVII, a imitación de autores helenísticos.

~ de caballerías.

1. f. libro de caballerías.

~ gótica.

1. f. Variedad de relato de misterio, fantasía y terror que aparece a finales del siglo XVIII.

~ histórica.

1. f. La que desarrolla su acción en épocas pasadas, con personajes reales o ficticios.

~ morisca.

1. f. Relato cultivado en la España del Siglo de Oro, que idealiza las relaciones entre moros y cristianos.

~ pastoril.

1. f. La que narraba, en el Siglo de Oro, las aventuras y desventuras amorosas de pastores idealizados.

~ picaresca.

1. f. La que, normalmente en primera persona, relataba las peripecias poco honorables de un pícaro. Se cultivó durante los siglos XVI y XVII.

~ por entregas.

1. f. novela de larga extensión que, en el siglo XIX y buena parte del XX, se distribuía en fascículos periódicos a los suscriptores. Desarrollaba, en general, peripecias melodramáticas de personajes contemporáneos, y frecuentemente carecía de calidad literaria.

~ rosa.

1. f. Variedad de relato novelesco, cultivado en época moderna, con personajes y ambientes muy convencionales, en el cual se narran las vicisitudes de dos enamorados, cuyo amor triunfa frente a la adversidad.

~ sentimental.

1. f. Tipo de novela cultivado en España durante los siglos XV y XVI. Narraba una historia amorosa, a veces con personajes y lugares simbólicos, y ofrecía un fino análisis de los sentimientos de los amantes, cuyo destino solía ser trágico.

La siempre sobrevalorada Wikipedia ofrece, en su versión española, algo bastante patético y triste que debería avergonzar a quienes escribieron la entrada, así que recomiendo la versión en inglés, más completa y esclarecedora y aún insuficiente para quien pretende escarbar un poco en teorías noveleras.

¿Estoy lo suficientemente interesado como para buscar ensayos específicos sobre el te-ma, con información hecha por especialistas para especialistas? No, claro que no.

Una novela es una narración más o menos larga, en ella se cuentan acontecimientos ficticios, y todo lo hacer mediante palabras escritas en alguna parte. No necesito saber más.


La moda da miedo

21.02.2010
 
  
 

Astonishing X-Men: Ghost Boxes

19.02.2010

Astonishing X-Men. Ghost Boxes.

(una miniserie de dos números)

Número 1:

Guión: Warren Ellis.

Lápiz: Alan Davis (episodio 1) y Adi Granov (episodio 2).

Tinta: Mark Farmer (episodio 1) y Adi Granov (episodio 2).

Color: Rob Schwage (episodio 1) y Adi Granov (episodio 2).

Rotulación: Joe Caramagna.

Portada:Simone Bianchi.

Fecha de publicación: 12/2008.

Precio: 3.99 $.

Número 2:

Guión: Warren Ellis.

Dibujo: Clayton Crain (episodio 1) y Kaare Andrews (episodio 2).

Rotulación: Joe Caramagna.

Portada:Simone Bianchi.

Fecha de publicación: 01/2009.

Precio: 3.99 $.

En la primera de las cuatro aventuras narradas en esta miniserie, Warren Ellis, partiendo de lo que narró en el número de la colección habitual, juega a qué hubiera pasado si las cosas hubieran sido ligeramente distintas, y a través del Agente de campo X-13 asistimos a cómo la Tierra en la que viven los héroes Marvel, conocida como Tierra 616, fue conquistada. Disfrazada como un informe burocrático, el narrador cuenta cómo y por qué se vio obligado a conquistar ese universo paralelo tras acabar con los mutantes y todos los demás héroes de la Tierra. Pues vale, ya he esto leído antes, por ejemplo en el Authority de Warren Ellis hace un montón de años, y sigue contando lo mismo con pequeñas variaciones.

En la segunda, con un precioso dibujo de Adi granov, se nos muestra una peculiar versión de un grupo de mutantes compuesto por la Reina Blanca, que es una rica heredera metida a aventurera por puro aburrimiento, Cíclope, su amante mutante de clase baja que sólo quiere casarse con ella, Bestia, que siempre es el cerebro del grupo, y Lobezno, más animal que humano en sus costumbres, y no muy listo. Todo está ambientado en el típico universo steampunk de alta baja tecnología, y en pocas páginas asistimos a cómo este grupo de aventureros famosos y queridos por la prensa, consiguen convertirse en las personas más odiadas del mundo cuando, en el curso de una misión, matan accidentalmente a cientos de personas mientras intentaban detener a un agente con una caja fantasma. Es una historia sencilla, bien contada y mejor dibujada.

La tercera es la que menos me ha interesado de todas, probablemente porque su protagonista principal es Cíclope, el mutante Marvel que más me gustaría que desapareciera. Viene a ser una variante de la primera historia, pero en esta ocasión contada desde el punto de vista mutante por un Cíclope que se culpa así mismo de la invasión dimensional y se suicida usando sus poderes mutantes.

La última de las historias de esta miniserie es una curiosidad apocaíptica protagonizada por tres mutantes, Lobezno, Bestia y Armadura que han sobrevivido a la invasión y recorren un mundo apocalíptico y muerto donde es muy fácil jugar a las semejanzas y diferencias con una novela de Cormac McCarthy llamada La carretera. Lobezno está confinado a una silla de ruedad que empuja Armadura, la narradora de este episodio, mientras Hank McCoy ha perdido la mayor parte de su inteligencia y se ha vuelto un ser muy inestable y peligroso para sus propios compañeros. Es triste y desesperanzadora y no acaba bien para nadie.

Dos números con cuatro pequeñas aventuras que transcurren en universos paralelos protagonizadas por los protagonistas habituales de la colección Astonishing X-Men, dibujadas por cuatro artistas de estilos y trayectorias muy distintas, escritas por el últimamente no tan genial sino más bien repetitivo y aburrido Warren Ellis.

Son dos números completamente prescindibles, dos curiosidades, dos pequeños divertimentos surgidos directamente de un número de Astonishing X-Men en el que la caja fantasma del título de esta miniserie, una especie de portal interdimensional utilizado por hombres de otra dimensión, tiene un gran protagonismo como instrumento amenazador.