Antes de empezar a escribir

16.03.2010

Boxes | Lestrovoy

Si mi novela fuese una caja y un lado estuviera formado por cierta cantidad de personajes, la estructura del objeto necesita un lado opuesto pero semejante formado por otros personajes que, junto a los anteriores, conforman todo su dramatis personae (llevo semanas buscando una excusa para utilizar este término latino):

  • Una mujer que tiene una grave enfermedad mental, recientemente divorciada, que sufrió hace un par de años un grave accidente de tráfico del que aún no se ha recuperado.
  • Su ex—marido, un empresario mediocre y falto de imaginación para los negocios, simpático, aficionado a burdeles, bares de carretera y empresas de acompañamiento, drogadicto social y pedófilo.
  • La hija de ambos, que fue violada por su padre habitualmente entre los once y los catorce años, suicida frustrada, que se escapó de casa a los dieciséis y lleva más de diez años sin mantener un contacto directo con ninguno de sus progenitores.
  • Varias amigas y compañeras de trabajo de la mujer en una Fundación dedicada a ayudar en el sentido más amplio del término a mujeres emigrantes, en especial a aquellas envueltas en casos de violencia de género.
  • La asistente personal de la mujer, una de las tres empleadas a tiempo completo de la Fundación en la que trabaja, que tiene un modo casi único y original de ver el mundo, es amiga de su hija y hace de intermediaria entre las dos mujeres.
  • El penúltimo de los amantes ocasionales de la mujer, un hombre joven que se gana la vida alegrando las vidas de señoras mayores y que ocasionalmente vende drogas de diseño entre sus clientas.
  • Una prima de la mujer, mucho más joven que ella, víctima casual del accidente de tráfico que sufrió y en el que perdió un hijo que esperaba, víctima de su ex—marido pedófilo la primera vez que su hija estuvo ingresada en un centro psiquiátrico tras su primer intento de suicidio.
  • Un taxista, compañero de farra de su ex—marido, buscador de fiestas y conseguidor de menores, que presume de tener contactos con presuntos miembros de bandas de delincuentes organizados.
  • Un abogado cuarentón, mano derecha del anterior, encargado de arreglar todo lo que sale o puede salir mal para los intereses de su mentor, y que ha recibido alguna propuesta deshonesta para abandonarlo y trabajar por su cuenta.
Anuncios

Antes de empezar a escribir

04.03.2010

The Yellow Box | Kinkystyle

Si mi proyecto de novela fuese una caja de cartón, éste sería uno de sus lados:

  • Un detective privado cuarentón cuyo padre fue un policía corrupto que se suicidó en la cárcel, que vive con una adolescente de quince años y está siendo chantajeado por el hombre al que cree responsable de la muerte de su padre, veinte años atrás.
  • Una adolescente de quince años aficionada a la fotografía (utiliza a sus amigos como modelos) que ha sufrido abusos sexuales desde los nueve y que se ha cansado de estar con el hombre al que utilizó hace tres años para escapar de una situación familiar insostenible.
  • Los mejores amigos de la adolescente, una compañera de clase obsesionada con el sexo que ha ejercido como modelo erótica para algunas sesiones fotográficas de su amiga, y un chico homosexual que no se atreve a salir del armario porque tiene miedo a la reacción de su familia y que también posa en ocasiones para su amiga.
  • La hermana de la adolescente, y tutora legal de la misma, una veinteañera con un talento extraordinario para tener novios maltratadores y un talento pésimo para ganarse la vida al margen de la ley.
  • Un abogado sesentón que ha sido también empresario, juez, y político, adicto al poder y al control, bien relacionado con muchas redes criminales nacionales e internacionales desde que aceptó su primer soborno en su etapa como juez, y que está obsesionado con una supuesta ascendencia británica de la época de la invasión napoleónica.
  • Un abogado cuarentón, mano derecha del anterior, encargado de arreglar todo lo que sale o puede salir mal para los intereses de su mentor, y que ha recibido alguna propuesta deshonesta para abandonarlo y trabajar por su cuenta.